Conviertiendo la lectura en un juego, desde casa, con el ordenador y de la mano de un profesional

niños con TDAH

En estos días, en los que la educación está tan cuestionada, nosotros, como profesionales en la educación, debemos plantearnos qué está sucediendo con nuestros niños, qué necesitan de nosotros, y por qué el sistema educativo no está consiguiendo dar una respuesta eficiente al fracaso escolar, que actualmente, en nuestro país, se encuentra en una tasa del 40%.

Muchos coinciden en que uno de los factores importantes es la dificultad con a  lectura. Aunque no sea el único elemento, si un niño no tiene adquiridas las habilidades lectoras, base del sistema educativo español, todo su aprendizaje se verá afectado.TDAH niños

Casi todos los diagnósticos que estamos atendiendo a través de nuestro proyecto “Leo A Mi Ritmo”, TEL, TDAH, Síndrome de Down, TEA, retraso lector, Dislexia, etc… aparecen asociados a dificultades en LA LECTURA.

Desde “Leo A Mi Ritmo” tenemos la gran suerte de contar con el Método Glifing, que orienta la intervención, tanto a familiares como profesionales. El

Método Glifing es una plataforma digital, muy intuitiva, que ofrece resultados exactos sobre la precisión y la velocidad lectora del niño, pudiendo detectar dificultades.

En base a esto, la creadora de “Leo A Mi Ritmo”, Ainoa Hernández García, maestra de primaria, psicopedagoga y especialista en dificultades de aprendizaje, se desplaza al domicilio para realizar una valoración inicial que indica en qué percentil lector se encuentra el niño con respecto a su “grupo clase” y a su edad cronológica. Es una prueba sencilla, que no supera los 20 minutos, y que recoge los datos cuantitativos que la plataforma registra a través de su evaluación baremada.

Además, la profesional habla con la familia, recoge datos del historial académico del niño y atiende las demandas de este y de su familia para poder así entablar una relación de confianza, fundamental para alcanzar el éxito en el proceso de reeducación lectora.

Este método se fundamenta en las teorías de la plasticidad cerebral y de la doble ruta de Coltheart.

El cerebro, inicialmente, no está preparado para las tareas de lectura: leer no

es una habilidad que se aprenda de forma natural, como sí somos capaces de

aprender a hablar escuchando e imitando los sonidos que se encuentran a

nuestro alrededor.

Los seres humanos deben aprender a leer, para lo que esnecesario enseñar a activar estructuras cerebrales visuales y auditivas que quedarán nuevamente reconfiguradas para reconocer símbolos y relacionarlos con una serie de sonidos.

Los procesos que intervienen en el proceso lector podrían ser

agrupados en:

  • Perceptivos (visión y audición)
  • Cognitivos (decodificación).
  • Lingüísticos (conocimiento del lenguaje).
  • Conceptuales (significado del lenguaje).

Si no se encuentran dificultades en la parte perceptiva, audición y visión, y se conoce la lengua, podemos hablar de dos procesos fundamentales en la enseñanza-aprendizaje de la lectura: procesos de decodificación y de comprensión.

Ambos se trabajan a través de dos rutas: la ruta fonológica o dorsal y la ruta léxica o ventral:

  • Ruta Dorsal / Fonológica: para comenzar a leer, el niño debe de crear conexiones entre la imagen (grafema) y el sonido (fonema).

Estas conexiones se realizan a través de las zonas visuales situadas en los lóbulos occipitales y del área parietotemporal izquierda. Una vez que el niño es capaz de conectar ambas áreas, dicha información se traslada al área de Broca y es allí donde será posible la articulación de dichos sonidos en voz alta.

  • Ruta Ventral/ Léxica: una vez automatizada la ruta fonológica,

el niño ya no necesita leer letra por letra porque comienza a reconocer las palabras como un todo, como si fuese una fotografía. Todo este proceso se desarrolla en la zona occipitotemporal que permite reconocer la forma visual de la palabra. Esta zona se conecta con las zonas medias e inferiores del temporal izquierdo, que son aquellas que nos permiten acceder al significado de dichas palabras sin la necesidad de decodificar como en la ruta fonológica.

La ruta ventral es imprescindible para llevar a cabo una lectura en voz alta con una fluidez necesaria para la comprensión.

Desde “Leo A Mi Ritmo” cuidamos la parte formal de la lectura y damos importancia al componente emocional en todo proceso, con el mensaje continuo hacia el niño de que una lectura deficiente, respecto a lo que se espera por su edad cronológica, no está relacionada con una inteligencia menor.

De esta manera se intentará evitar una baja autoestima en el niño y sentimientos de desprotección e incapacidad que le hagan sentirse inferior al resto de sus compañeros.

Autora: Ainoa Hernández García

info@leoamiritmo.es

www.leoamiritmo.es

Facebook: Leo A Mi Ritmo

Skype: Leo A Mi Ritmo