Cómo los ensueños ayudan al durmiente a regular su estado de ánimo durante la noche. 

Por Alejandra Azcona Alberquilla

NeuroPsicóloga.

 

Aunque parezca que no, nuestro cerebro aún sigue funcionando cuando dormimos. Esto lo sabemos de forma consciente ya que somos partícipes, de manera generalmente pasiva, de la creatividad con la que el cerebro crea historias a través de la información ya almacenada: los ensueños.

Los ensueños son un tipo de actividad mental que ocurre generalmente en la fase de sueño REM aunque también pueden darse en la fase 2 del sueño NREM (No REM). Se han encontrado diversos tipos de actividad mental que pueden ocurrir a lo largo del sueño en un sujeto adulto: alucinaciones hipnagógicas (ocurren en el adormecimiento), ideación de tipo reflexivo (suelen darse durante las fases 3 y 4 del sueño NREM), ensueños típicos (suelen ocurrir durante el sueño REM y en la fase 2 del sueño NREM), sueños lúcidos (durante la fase REM y la fase 2 del sueño NREM), pesadillas (asociados al sueño REM), terrores nocturnos (en las fases 3 y 4 del sueño NREM) y alucinaciones hipnopómpicas (pueden ocurrir al despertar).

¿Cuál es el mecanismo neurofisiológico que sustenta la creación de los ensueños?:

Los ciclos del sueño REM-NREM se producen por un cambio en el metabolismo cerebral como resultado de la relación entre sistemas aminérgicos y colinérgicos, y se explica a través del modelo del mecanismo oscilador: “flip-flop” de Saper. Durante la vigilia aumentan los niveles aminérgicos en el locus coeruleus y los núcleos del rafe que actúan como inhibidores del sueño REM. Cuando estos niveles de monoaminas disminuyen, aumentan los niveles colinérgicos, lo que produce un aumento de la activación de neuronas de los núcleos tegmental pedunculopontino (PPT) y tegmental laterodorsal (LTD), lo cual a su vez inhibe los centros monoaminérgicos anteriormente activados. Esta alternancia de actividad de neuronas REM-on/REM-off sucede 4 o 5 veces a lo largo del sueño nocturno.

El contenido emocional y  bizarro, la familiaridad del contenido (lugares, personajes, objetos, etc.), la falta de control voluntario y la aceptación acrítica, son características principales de los ensueños que tienen lugar durante el sueño REM. Se ha investigado que estas características se pueden explicar por el grado de modulación neuroquímica así como la activación y desactivación de diferentes regiones cerebrales. Se ha estudiado, mediante técnicas de neuroimagen, que durante el sueño REM se registra actividad cerebral en: tegmento pontino y núcleos talámicos, prosencéfalo basal e hipotálamo, amígdala, hipocampo, áreas temporo-occipitales, córtex premotor, cerebelo, ganglios basales y corteza prefrontal ventromedial. A su vez se observa un descenso de la actividad en: córtex primario motor, áreas visuales primarias (V1), córtex cingulado posterior, precúneo, córtex prefrontal dorsolateral y orbitofrontal.

Pero, ¿Para qué sirve este tipo de actividad mental que llamamos ensueños?

A lo largo del tiempo se han propuesto muchas teorías sobre la funcionalidad de los ensueños, siendo las principales las que consideran que los ensueños son una forma de beneficiar el estado emocional del durmiente, generan soluciones alternativas a los problemas, y que desempeñan un papel en la consolidación de los recuerdos. Los trastornos que cursan con alteraciones del funcionamiento del sueño REM (Narcolepsia, trastorno de conducta durante el sueño REM, y el trastorno de estrés postraumático) ponen de manifiesto la relación entre el sueño REM y la regulación emocional. A su vez, La función de los ensueños como proceso de regulación del estado de ánimo del durmiente se ha estudiado tanto en personas sanas como también en personas  con diversas patologías como es el caso de personas con depresión, trastorno bipolar y el trastorno de estrés postraumático. Estos estudios han hallado que el estado emocional matutino varía según el tipo y grado de intensidad emocional que tenga la persona previo al sueño, y la calidad y cantidad de sueño (y sueño REM) obtenido a lo largo de la noche.

Aunque parezca increíble, la mente humana, y su correlato fisiológico (el cerebro), siguen sorprendiéndonos de lo que son capaces de hacer, incluso cuando no ejercemos un control sobre ellos.                                                                                                     

   

 

Bibliografía

Bears, M., Cartwright, R., Mercer, P. Mesochistic Dreams: A gender-related diathesis for depression revised. Dreaming 2000; 10: 211-219.

Carretié, L., López-Martín, S., Albert, J. Papel de la corteza prefrontal ventromedial en la respuesta a eventos emocionalmente negativos. Rev Neurol 2010; 50: 245-252.

Cartwright, R., Bears, M., Luten, A., Mercer, P., Young, M. Role of REM sleep and dream affect in overnight mood regulation: a study of normal volunteers. Psychiatry Res 1998; 81: 1-8.

Cartwright, R., Agargun, M., Kirkby, J., et al. Relation of dreams to waking concerns. Psychiatry Res 2006; 141: 261-270.

Cartwright, R. Dreaming as a Mood-Regulatory System. In Kryger, M.H., Roth, T., Dement, W.C. (Eds.) Principles and Practice of Sleep Medicine (5ªed.) Elsevier Health Sciences; 2010: 620-627.

Cluydts, R., Vandekerckhove, M. The emotional brain and sleep: An intimate relationship. Sleep Med Rev 2010; 14: 219-226.

De Koninck, J. Mental activities during sleep. In M. Billiard (Ed.) Sleep: Physiology, Investigations, and Medicine. New York: Plenum; 2003: 113-123

Desseilles, M., Dang-Vu, T.T., Sterpenich, V., Schwartz, S. Cognitive and emotional process during dreaming: A neuroimaging view. Conscious Cogn 2011; 20: 998-1008.

Domhoff, G.W. A new neurocognitive theory of Dreams. Dreaming 2001; 11: 13-33.

Eidelman, P., Gruber, J., Hairston, I.S., Harvey, A.G., Talbot, L.S. The effect of mood on sleep onset latency and REM sleep in interepisode bipolar disorder. J Abnorm Psychol 2009; 118: 448-458.

Fosse, R., Hobson, J.A., Stickgold, R. The mind in REM sleep: Reports of emotional experience. Sleep 2001; 24: 1-9.

Freud, S. La interpretación de los sueños. Madrid: Editorial Biblioteca Nueva; [1900-2000]. ed. original 1900.

Hartmann, E. The central image (CI) makes “big” dreams big: the central image is the emotional heart of the dream. Dreaming 2008; 18: 44-57.

Hobson, J.A., Pace-Schott, E.F. The cognitive neuroscience of sleep: neural systems, consciousness and learning. Nat Rev Neurosci 2002; 3: 679-693.

LeDoux, J.E., Phelps, E.A. Emotional Networks in the Brain. In Lewis, M., Haviland-Jones, J.M., Barret, L.F. (Eds.) Handbook of Emotion. New York. London: the Guilford Press; 2008: 158-179.

Levin, R., Nielsen, T.A. Disturbed dreaming, posttraumatic stress disorder, and affect distress: a review and neurocognitive model. Psychol Bull 2007; 133: 482-528.

Pace-Schott, E.F. The Neurobiology of Dreaming. In Kryger, M.H., Roth, T., Dement, W.C. (Eds.) Principles and Practice of Sleep Medicine. 5a ed. Elsevier Health Sciences; 2010: 563- 575.

Ramos, M.J. (Ed.) Sueño y cognición. En: Máster en Sueño: Fisiología y Medicina. Viguera Editores, 4ª ed.; 2010: 128-155.

Tirapu-Ustárroz, J. Neuropsicología de los sueños. Rev Neurol 2012; 55: 101-110.

1 Comment

  1. Gran artículo, breve y con gran contenido. Me ha servido de mucha ayuda. A partir de ahora antes de dormir buscaré algo que me haga reír, y seguro que me despierto emocionalmente mejor 😄.

    Enhorabuena y espero ya el siguiente !!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s