Síndrome de Asperger y procesos cognitivos

Parés P., Laó R., De Ramón I., Laorden M.

El Síndrome de Asperger (SA)  es un trastorno del neurodesarrollo que se incluye dentro del espectro autista. La definición de este trastorno ha ido evolucionado a lo largo del tiempo. El Dr. Asperger lo describió como un trastorno que se caracterizaba por dificultades en la interacción social, un comportamiento repetitivo, y  un mal funcionamiento de la comunicación verbal y no verbal. Por otro lado Lorna Wing estableció que se mostraba  un retraso en la adquisición del lenguaje [1]. Investigaciones recientes sugieren que los niños con síndrome de Asperger tienen mayores dificultades en habilidades sociales siendo la sociabilidad el problema principal del trastorno. Existe una mayor afectación en la interacción social y recíproca, en la comunicación verbal y no verbal, así como en la resistencia para aceptar cambios [2].

Criterios diagnósticos de SA

Atendiendo a los criterios de clasificación diagnóstica del DSM V en estos niños es usual la existencia de una marcada inflexibilidad del pensamiento, entendiendo esta como la dificultad o incapacidad de un sujeto para alternar rápidamente de una respuesta a otra, respondiendo a las demandas cambiantes de una tarea o situación [3]. El interés por los diferentes campos es reducido y se caracteriza por ser excesivamente circunscrito o  perseverante [ref: DSM V]. Atendiendo a los diferentes procesos cognitivos, el Síndrome de Asperger se caracteriza por una comunicación verbal y no verbal que presenta problemas, a menudo el lenguaje hablado no se entiende completamente, las metáforas, expresiones no literales y analogías tienen que ser explicadas ya que son comprendidas de una forma literal. En algunos casos la adquisición del leguaje puede estar retrasada, los niños afectados emplean muchas veces frases que han memorizado, pero no lo hacen en el contexto idóneo. El lenguaje hablado puede ser extraño en cuanto al acento y al volumen, ser excesivamente formal o muy  monótono. Si el niño con síndrome de Asperger muestra un buen nivel del lenguaje hablado no debe asumirse que su comprensión se encuentra en el mismo nivel. No es raro que estos niños hablen a menudo sobre un tema de su propio interés sin tener en cuenta el aburrimiento de quién les escucha [4].

Funciones Ejecutivas en el SA

El concepto de función ejecutiva hace referencia al  proceso de control necesario para guiar el comportamiento en un contexto de cambio constante [5]. Dentro de este concepto se incluyen habilidades como planificación, memoria de trabajo, flexibilidad, control inhibitorio y monitorización [6,7]. Dentro de las funciones ejecutivas el proceso de flexibilidad cognitiva (capacidad para desarrollar respuestas alternativas y creativas y saber reaccionar ante situaciones nuevas o cambiantes) se encontraría afectado. Estos niños utilizan rutinas muy rígidas y las imponen a los que les rodean, provocando frustración. Esas rutinas se pueden ir modificando con el tiempo, a medida que van madurando. Esta rigidez se pone de manifiesto también de otras maneras, dando lugar a problemas en el pensamiento imaginativo y creativo.

Memoria en el SA

Existen  datos contradictorios en cuanto a los sistemas de memoria afectados en niños con autismo, por un lado, algunos estudios con niños con SA que han evaluado tareas de emparejamiento dibujo-nombre, señalamiento a partir de la categoría, tareas donde los niños deben elegir cuales de los elementos se relacionan entre sí por pertenecer a la misma categoría o tareas de asociaciones de palabras, han encontrado un buen funcionamiento de la memoria semántica [8]. Sin embargo estos autores plantean que, a pesar de que encuentran la memoria semántica sin afectación en sujetos autistas, parece existir una relación anómala entre la memoria episódica y la semántica, que produce ausencia del efecto de niveles de procesamiento. Esta característica produce que los niños no se beneficien del buen funcionamiento de la memoria semántica para mejorar su desempeño en tareas de memoria episódica. Por otra parte, algunas investigaciones [9] encontraron reducción de las habilidades de memoria de trabajo en un grupo de sujetos autistas de alto rendimiento, cuando la tarea imponía grandes demandas de procesamiento. Los autores encontraron dificultades en el rendimiento de los niños autistas respecto del grupo control cuando aumentaba, en una tarea,  la cantidad de cajas en las cuales había estímulos escondidos. Podríamos concluir que,  gran parte  de la bibliografía consultada indica que en poblaciones de niños con Trastorno de Asperger no se aprecian dificultades de memoria a corto plazo verbal ni visual.  Sin embargo atendiendo al procesamiento en memoria de trabajo,  parecen existir dificultades cuando las tareas requieren mayores demandas de procesamiento [10].

Atención en el SA

Otro de los procesos cognitivos que se puede encontrar afectado sería la atención, existen dificultades, especialmente para mantener la atención en tareas largas y de elevada dificultad (atención sostenida).Por otra parte,  el tener que cambiar de una actividad a otra (atención alternante) genera muchas dificultades y ansiedad [9].

Conclusiones

El SA es una trastorno del neurodesarrollo que requiere nuevas lineas de investigación y desarrollo de nuevos enfoques de intervención. Los procesos cognitivos afectados pueden ayudar a monitorizar el desarrollo neurocognitivo y ayudar de esta manera a diseñar nuevas y más eficaces herramientas para su abordaje.

Referencias:

 

  1. Rodríguez-Barrionuevo AC, Rodríguez-Vives M. Diagnóstico clínico del autismo. In Mulas-Delgado F, ed. IV Curso Internacional de Actualización en Neuropediatría y Neuropsiquiatría Infantil. Rev Neurol 2002; 34: 72-7.
  2. Lorna Wing. Diagnosis and Treatment of Autism pp 419-432. Autistic Adults.
  3. Etchepareborda MC. Perfiles neurocognitivos del espectro autista. Rev Neurol 2001; 32: 175-92.
  4. Jurado MB1, Rosselli M.,The elusive nature of executive functions: a review of our current understanding. ,Neuropsychol Rev. 2007 Sep;17(3):213-33. Epub 2007 Sep 5
  5. Simon Gerhand, The Prefrontal Cortex: Executive and Cognitive Functions.Edited by A. C. Roberts, T. W. Robbins and L. Weiskrantz. 1998. Pp. 248. Oxford: Oxford University Press.
  6. Stuss DT1. Functions of the frontal lobes: relation to executive functions. J Int Neuropsychol Soc. 2011 Sep;17(5):759-65. doi: 10.1017/S1355617711000695. Epub 2011 May 24.
  7. Scerif G., Steele A. Neurocognitive development of attention across genetic syndromes: Inspecting a disorder´s dynamics through the lens of another. Progress in Brain, research, 189, 285-301. January 2011.
  8. Toichi, M., Kamio, Y. Verbal association for simple common words in high-functioning autism. Journal of Autism and developmental disorders, 31; 483-490.
  9. Margulis, L. (2009). Funcionamiento de los sistemas de memoria en niños con trastorno autista y trastorno de Asperger. Revista Argentina de Neuropsicología, 13, 29-48.
  10. Comorbilidad y diagnóstico diferencial en el síndrome de Asperger; Dra. R. Caballero. http://paths-ong.freeiz.com/wordpress/wp-content/uploads/2011/07/comorbilidad2.pdf
  11. Ilona Roth (Editor), Payam Rezaie (Editor). Researching the Autism Spectrum: Contemporary Perspectives Paperback use pre formatted date that complies with legal requirement from media matrix – 6 Jan 2011
  12. Martos J., Paula I.,. Una aproximación a las funciones ejecutivas en el trastorno del espectro autista. Revista de Neurología 52 (Supl 2), (2011)